UNA PEQUEÑA APORTACIÓN DESDE MI HUMILDE EXPERIENCIA, SOBRE COMO SE PUEDEN INTENTAR SOLUCIONAR LOS PEQUEÑOS PROBLEMAS DIARIOS QUE SE PRODUCEN EN LAS ESCUELAS.
elpaquez@gmail.com

lunes, 29 de diciembre de 2014

ORGANIZACIÓN DE LOS APOYOS: APOYOS EMOCIONALES

Son varias las entradas que el blog va adjuntando, y si os dais un paseo por el mismo, se puede comprobar que todo gira a dos ideas fundamentales ILUSIÓN, e INNOVACIÓN. Es importante buscar soluciones adecuadas y personalizadas a los problemas de cada uno de los alumnos/as, pero sin el convencimiento y la ilusión de los/as docentes no vamos a ningún lado. Es más, si no inyectamos esa ilusión en los alumnos/as creo que tampoco podremos llegar a buen puerto.
Nuestro colegio está al lado de unos bloques de casas de baja renta, lo que hace que parte de nuestra población escolar pertenezca a grupos sociales desfavorecidos. Para la mayoría de los docentes esto puede suponer una gran desventaja, incluso nosotros tuvimos esa visión al comienzo de nuestra labor, sin embargo nuestro gran salto adelante fue darnos cuenta que no solo no era una desventaja, sino que era una oportunidad. Una oportunidad de buscar nuevas soluciones, de innovar en nuestra práctica educativa, en fin una oportunidad para SER MAESTROS/AS.
De ahí surgió nuestro plan de convivencia, gracias a esa ilusión de un grupo de docentes, con una organización de la educación emocional a través del aula de convivencia. Al principio teníamos que utilizar todos los recursos de este aula a resolver conflictos, pero pronto dejó de ser así, este proceso será objeto de otra entrada. Al disponer de los recursos del aula, los pudimos dedicar a las tareas de educación preventiva, y así surgieron los APOYOS EMOCIONALES.
La teoría es sencilla una vez a la semana cada una de las aulas dispone de una hora de apoyo emocional, en ella uno o dos alumnos/as que tienen antecedentes de problemas de disciplina, suben al aula de convivencia, no como castigo ni mucho menos, suben a realizar actividades de introspección de su comportamiento, de autoestima y de sociabilidad. Ellos/as lo ven como un premio, tienen una atención totalmente individualizada, muchas veces ese es su problema, la falta de atención, y desde aquí las maestras que están en el aula realizan una labor excelente. Es más fácil hablar de futuros buenos comportamientos y sus consecuencias positivas que no  reprender y corregir malas actitudes pasadas.
No hemos erradicado los problemas de comportamiento, eso sería utópico, pero sí que hemos conseguido reducirlos a menos de un treinta por ciento, y además son hechos de mucha menor gravedad. Nada hubiese sido posible por muy buena que fuese la idea sin la ilusión y la preparación de mis compañeraS Pili y Amparo, a veces no tener una clase de matemáticas, de lenguaje o de lo que sea es una suerte si se puede mejorar la capacidad emocional de los niños/as. Podemos pensar que el colegio está para enseñar, pero a mi entender, la labor es que los alumnos/as aprendan a ser personas íntegras y preparadas para llevarnos a un mundo mejor, y hay casos, en que pensamos que si debemos elegir entre las matemáticas, el inglés o la autoestima, apostamos por la última.
Los apoyos emocionales son una de nuestras mejores apuestas.